Guía básica para follar en tiempos del GROWLr

Hace un par de días un fan de mis novelas de osos me escribió pidiéndome consejo para afrontar esta nueva era de promiscuidad sexual promovida por las numerosas aplicaciones de folleteo. No es que me las dé de experto ni me guste pontificar, pero como ya he dicho más de una vez me gusta follar. Como a ti, vamos. A continuación os presento una serie de reflexiones sin otro ánimo que el de recapitular algunas impresiones acumuladas a lo largo de estos últimos años. Todo muy básico, muy elemental. Eres libre de añadir las tuyas.

1. Nunca te cites con un pezón, por muy sexy que sea. Sin foto de cara no hay polvo.

2. No quedes con nadie que cometa atroces faltas de ortografía a no ser que te comas las haches como si fuesen lacasitos o seas un mero empotrador.

3. Si cuando te abre la puerta, te ofrece una Voll-Damm y su aliento es doble malta, inventa un pretexto y date la vuelta. Probablemente olvidaste cerrar la llave del gas.

4. No folles con un gordito geek a menos que sepas quién es Joss Whedon o hayas visto las últimas temporadas de Dr. Who.

5. Si eres un power bottom que siente fuego en el culo y suspira por un buen rabo tieso desconfía de los versátiles.

6. Si eres un activo militante evita quedar con otros activos convencidos, hay muchas probabilidades de que acabéis como dos estatuas mirando al horizonte.

7. Si te hace reír antes de conocerlo en persona, folla con él.

8. No te montes demasiadas expectativas de tu cita, recuerda, follar es tan natural como respirar o preparar la cafetera.

9. Una buena charla sobre lo que os gusta en la cama os ahorrará más de un disgusto.

10. Si el texto de su perfil es más largo que la Biblia, descártalo. No eres un psicólogo, tú quieres follar.

11. Una advertencia para los fanáticos del café previo: de cafés desastrosos han salido polvos gloriosos.

12. Evita a aquellos que te metan mucha prisa, antes, durante o después. Follar debería definirse como lo opuesto al estrés.

BOB FLESH
Bob Flesh es autor de la serie Palabra de Oso, novelas gay llenas de sexo, pelos y carne. Reparte su tiempo entre Madrid y Barcelona, tiene algo más de cuarenta años y le gusta rodearse de misterio. No existen fotografías sobre él. Le gusta hacer el amor con hombres orondos en lugares públicos y pasear a su perro Sprocket cuando cae la tarde. Además de novelista, también publica artículos relacionados con la subcultura bear en su página web, palabradeoso.com.
Cerrar Comentarios

Los comentarios están cerrados.