Familia es Familia: ¿De qúe manera mi familia destruye la familia heteroparental?

El Papa Francisco advirtió el viernes en Filipinas sobre una supuesta “colonización ideológica de la familia”, con respecto al matrimonio igualitario advirtiendo: “Debemos tener cuidado porque intenta destruir a la familia”.

A pesar de estar categóricamente en desacuerdo con la perspectiva del Papa, me parece justo que él transparente su postura al respecto.

Me parece que la idea de familia se ha monopolizado dentro y fuera de la iglesia y que no tan solo se construye en base al contrato matrimonial sino que se fundamenta en el amor incondicional, sin la necesidad de un contrato de por medio. Sin embargo este derecho de optar por y hacer uso de los derechos inherentes de todo ser humano no puede únicamente reservarse solo para un grupo privilegiado, porque no es un beneficio, sino que es nuestro derecho inalienable que ha sido secuestrado y tomado como rehén por los prejuicios de unos sectores poderosos como por ejemplo, el Vaticano.

La pregunta que más tiene resonancia en mi mente luego de leer sus declaraciones es ¿De qué manera mi familia que se compone de nuestra hija de 10 años, mi esposa ilegal e invisible para el Estado chileno, yo, nuestro perro y nuestro gato destruye a la familia? ¿Somos una amenaza para la  familia real del Papa?

¿Cómo el hecho de tan solo existir y ser felices como familia a pesar de ser sometidas a la marginación social, al rechazo y represión del Estado ponga en riesgo a la familia heteroparental que defiende el Vaticano?

Les aseguro que no destruiremos a ninguna familia, no está dentro de nuestros planes a futuro. Me hace reflexionar con otra pregunta ¿Estará tan debilitada la familia construida en base a la orientación sexual de padres de distinto sexo?

En el fondo lo que defiende el Vaticano es el matrimonio entre un hombre y una mujer que para ellos es la única familia natural.

Lo único que si tenemos bastante claro por nuestra experiencia y realidad de familia es que las capacidades maternales de mi esposa ilegal y la mía no se miden por nuestra orientación sexual. Que el vinculo de madre e hija se ve fortalecido por el amor incondicional que existe entre nosotras. Además que nuestra hija tiene y goza de todos sus derechos en nuestro hogar, pero no por parte del Estado que lamentablemente obedece a una discriminación arbitraria que tanto enorgullece a una iglesia que elige segregar antes de integrar equitativamente a las personas.

Claudia Amigo
Madre lesboparental at GayDatos
Madre lesbiana de una hija preciosa y esposa ilegal de una mujer valiente y
juntas somos una familia lesbomaternal. Activista, Instructora de inglés y
co-conductora del programa radial Confesiones Paralelas 2 de Radio
Cosmopolitan y LGBT TeVe.
Cerrar Comentarios

Los comentarios están cerrados.