Archivo de la categoría: Perú

APUESTAS SON APUESTAS- DANI UKE

Yo no suelo apostar y la verdad es que pierdo siempre, pero aun así un amigo de la universidad me convenció de apostar.

Estábamos en casa de un amigo de la universidad, lo acababa de conocer al inicio de ciclo, fuimos a ver unos partidos de futbol aunque yo más fui porque Fernando, mi novio de aquel entonces y también compañero de la universidad y amigo del dueño de casa nos invitó.

Cuando llegamos todo bien, habían cervezas y comida, estaba el dueño de casa y dos amigos de el y así vimos los partidos y el dueño de casa decía “ya pues, las apuestas” y tanto los amigos del dueño de casa como mi novio apostaban dinero en los equipos que jugaban, “y Daniel ¿tú no apuestas?” me dijo el dueño de casa, “La verdad tengo siempre mala suerte en las apuestas, por eso no lo haga, además no tengo mucho dinero” le dije tratando de escapar un poco, “no seas nena!, mira si tu ganas hago algo por ti, si yo gano tú haces algo por mí, no sé, lavar los platos o algo así, te parece?“, entonces miro a mi novio y me dice “dale” y así aposte.

Termino el partido y obviamente perdí, así que me disponía a llevarme las cosas para lavar, el dueño de casa me dice “No Daniel, no vas a lavar platos, vas a venir a chuparme la pinga y a mis amigos” yo volteo a ver a mi novio y este me dice “Una apuesta es una apuesta”, así que me quite la ropa ante la sorpresa de todos y me pongo a chuparle un hermoso pene de cabeza glande y brillosa, con unas venas fuertemente marcadas y así con mucho empeño le chupaba y chupaba y el dueño de casa se viene en mi cara, y luego me voy al pene del otro chico y así después de chupársela también se viene en mi cara y por último el otro chico también saco su pene al cual inmediatamente comencé a chupar hasta que se vino en mi cara.

De rato en rato veía a mi novio con su pene afuera, masturbándose mientras me veía chuparles los penes a otros hombres, así que una vez que termine me levante y le pregunte al dueño de casa “¿algo más?”  en un tono como pidiéndole “quieres más” a lo que el dueño de casa dijo “nada más” así que me vestí, me despedí de los chicos y me fui del departamento y mi novio me siguió.

Cuando llegamos a la calle le reclame el por qué me dejo chuparle los penes a lo que me dijo “Cuando te conocí ya habías follado con media facultad, no te hagas el santo que no lo eres, además tu culo no es para un solo pene y lo sabes”, luego me abrazo y me dijo al oído “me gustas y te quiero pero sé que nunca me serás fiel, por eso puedes cachar con otros y yo también, que con ellos nos cuidamos bien y entre nosotros seguimos cachando a pelo, te parece? A lo que le dije “Si” casi sin pensarlo, luego de esto me despedí de mi novio quien tomó un taxi y mientras veía como el taxi se alejaba, sabía que tenía algo pendiente, así que regrese al departamento y luego que el dueño de casa me abriera la puerta …. Bueno eso ya lo cuento otro día

DANI EN LA UNIVERSIDAD

Cuando estaba en la universidad me junte con un grupo de chicos gays muy buena onda, íbamos a discos, fiestas, incluso teníamos sexo entre nosotros, pero eso lo contare en otra ocasión.

Uno de mis amigos era Javier “Javy” para los amigos, él me había prestado sus apuntes de un día de clases de la universidad y es que el día que falte estaba teniendo sexo con mi novio y luego de ello también sexo con un chico que había conocido del chat, así que le pedí a Javy que me preste sus apuntes.

Al día siguiente lo llame al móvil para saber dónde estaría para devolverle sus apuntes, a lo que me dijo que lo deje en su casa, que se los de a su papá, ya que él estaría fuera todo el día.

Así llegue a su casa y me atendió su padre, “Pasa Daniel, Javier me dijo que vendrías” así que pase y me senté en uno de los muebles, “señor solo vine a dejar esto” le dije a lo que me respondió “tranquilo muchacho, llámame Víctor ¿quieres algo de tomar? Tengo agua, gaseosa, también tengo cerveza ¿te apetece?.

Víctor era un poco más alto que yo, de cabellos canos, cuerpo relleno con algo de panza y vestía camisa de verano, unos shorts y sandalias y la verdad me era muy atractivo para ser alguien de más o menos 50 años.

“Gracias, una cerveza sería bueno” le dije, “Así que eres compañero de Javier ¿Qué tal le va en la universidad” me pregunto Víctor tratando de iniciar una conversación “Bien, es un buen alumno, me ha salvado de algunas cosas que no entendía” le dije tratando de sonar honesto.

“Qué bueno y dime ¿tu también eres gay?” me pregunto Víctor a lo cual me atore con un sorbo de cerveza y mientras me limpiaba, Víctor se reía “tranquilo muchacho, si Javier es gay supongo que sus amigos más cercanos también lo son y dime ¿ya te lo haz culeado?”, “NO señor, yo soy pasivo” le respondí de inmediato, “Así que te gusta la verga, vaya! Y no te gustaría chupármela” en eso de doy cuenta que Víctor tenía un bultaso “si me lo miras significa que te interesa, fácil si me lo saco te interese más” y en eso Víctor libera su pene, un pene grande, bastante grueso, sin circuncidar de un olor muy fuerte, así que me acerque, y le agarre el pene y libere su glande el cual olía más fuerte “no le diga a Javy de esto” e inmediatamente abrí mi boca y trate de tragármelo todo haciendo que su glande chocara mi garganta y comencé a chupárselo, con fuerza, solo oía los ligeros gemidos que Víctor daba con cada mamaso , por cada vez que mi lengua saboreaba su glande, por cada vez que me metía sus testículos a la boca y así luego de un rato en un arrebato de excitación mientas aún tenía su pene dentro de mi boca, Víctor eyacula con una fuerza que rápidamente me llena la boca y en mi locura me trago todo su semen sin dejar una gota fuera a lo que Víctor me mira y me dice “Si que eres una sucia”, a lo que sonreí y le dije “Si quieres también puedes clavármela” y así fuimos a uno de las habitaciones y nos desnudamos y pude apreciar ese cuerpo que me llamo la atención desde que entre y mientras nos besarnos, el metía sus dedos en mi ano para dilatarlo, sentía como sus dedos entraban en mi ano y lo abría y así mientras su pene se rosaba entre mis nalgas, me hecho boca abajo en la cama con el culo levantado y así lento sentía como su pene entraba en mi culo y me coge con fuerza de la cintura y empieza a penetrarme con fuerza mientras gemía, Víctor gruñía como un animal y eso me excitaba tanto que apretaba el ano para sentir más ardor de su pene dentro mío, luego me cambio de posición, tenía mis piernas en sus hombros y su pene me penetraba más profundamente y me tenía loco mientras me besaba con pasión y luego de un rato mas penetrándome duro, saca su pene de mi ano y la pone frente a mi cara, solo atine a abrir la boca y soltó lechasos en mi cara y boca.

Me levante para verme en el espejo y veía mi rostro lleno de semen y mientras trataba de limpiarme, Víctor viene por detrás y me vuelve a meter el pene en mi ano, lo que lleva a penetrarme de pie por un rato hasta que me agarra de las caderas y siento los chorros de leche llenarme el culo por dentro.

Luego de que ultima arcada, Víctor me dice que apriete bien el ano ya que sacaría su pene y su semen saldría de mi ano y caería a la alfombra de la habitación, a lo que le dije que mejor tuviera su pene metido aun en mi ano y que caminemos juntos al baño, al final hicimos eso y cuando saco su pene, todo su semen salió de mi ano, manchándome las piernas y el piso.

Luego de una ducha rápida y de haber expulsado todo el semen de mi culo, me despedí de Víctor, no sin antes acordar encontrarnos otra vez.

Continuara………..

PREVIAS A LOS 13

No sé si les ha pasado, pero … ¿cuándo estaba entrando a la pubertad me interesaban más los chicos que las chicas? Y más aún cuando vas al baño de hombres, a las duchas y los vestidores y puedes verlos desnudos, caminando a tu lado con sus penes colgando al viento.

Era algo que a mis 12 y 13 años me pasaba a menudo pues mis padres me pusieron en clases de natación por lo cual veía a diario los chicos desnudos en los vestidores y me sentía avergonzado, no sé por qué, prefería estar ahí mirando a los hombres desnudos que alistándome para mis clases.

Uno de esos días me quede más tiempo en la piscina después de clases pues mi profesor quería que compitiera en unos juegos organizados por el club, por lo cual salí más tarde, y me fui a las duchas, todo estaba tranquilo cuando mi profesor ingresa también a las duchas, yo estaba algo avergonzado pues siempre evite las duchas y ahora tenía a mi profesor desnudo hablándome de la competencia y demás y yo tratando de no verle el pene cuando de repente me dice “te gusta, no muchacho?”, trate de hacerme el tonto, pero no pude, tenía mi vista en su pene, “sé que te gusta, he notado como le miras a los otros chicos cuando están desnudos, te gusta los penes, no es así? Entonces tócalo” cuando vuelvo mi mirada a su pene estaba erecto, con un glande muy brillante y solo atine a agarrar su pene y sentir lo caliente y palpitante que estaba, de pronto mi profesor me toma del brazo y me pone de frente a la pared, dándole la espada “no te asustes, no te va a doler” entonces acerca su pene sobre mis nalgas y empieza a frotarse con mi culo, “Aun eres un chibolo por eso no puedo romperte el culo, pero con el tiempo te gustara y pedidas que te rompan el culo, que esto sea solo para ti, que nadie se entere porque te van a joder, la gente no le gustan los gays así que debes mantenerlo en secreto.” Y mientras me decía eso, su pene se frotaba con mis nalgas y espaldas y de pronto siento el chorro caliente saltando por mi espalda y cayendo a mis nalgas.

“Esto es tu secreto, que nadie se entere” dijo mi profesor mientras se iba de las duchas, dejándome ahí callado y con un chorro caliente en la espalda, paso mi mano ahí y veo es que blanca y de olor fuerte, pero agradable, asi que decido probarlo y me gusta.

En los siguientes días fueron normales, como si nunca hubiera pasado nada y así llego el ultimo día de clase, al despedirme del profesor, me dijo “no olvides lo que te dije y cuando crezcas un poco mas, búscame” “¿Qué es eso blanco que tenia en la espalda, profesor?” Le pregunte, “Semen, sale del pene cuando estas excitado, por?” me dijo el profesor “sabia rico” le dije y así me fui.

Obviamente seguí su consejo y no le dije a nadie lo que paso y que me gustaba ver los penes de los chicos, hasta que me fui de vacaciones le siguiente año en casa de mi abuela, pero esa es otra historia.